Preguntarse por la técnica y la ideología

¿Es este realmente el tipo de vida que queremos? (1) La pregunta fue demasiado, debo admitirlo, para un sábado a la noche. Pero a veces pensar lo que nos pasa, reflexionar sobre aquello a lo que nos hemos acostumbrado y ya ni cuestionamos,  puede ser un buen ejercicio (y hasta es posible que sea un ejercicio de tristeza).

Fue el sábado pasado en FM La Tribu: Estaban ahí sentados Christian Ferrer y Héctor Schmucler y se me vinieron los 10 años de facultad a la cabeza. Y era lindo escucharlo a Schmucler porque en los libros no se le nota lo cordobés que la voz le delata. Y más que nada fue movilizador. Por eso comparto acá algunas ideas y/o reflexiones de ese conversatorio.

Hace años, décadas, siglos, que venimos preguntándonos acerca de la técnica y de sus consecuencias, o mejor dicho, de sus implicancias. “En todas partes estamos encadenados a la técnica sin que nos podamos librar de ella, tanto si la afirmamos apasionadamente como si la negamos” (2). A estas alturas reducir el análisis a los usos de la tecnología y tildarla de neutral es insostenible. Los apocalípticos e integrados. Los tecnofílicos y los tecnofóbicos (en palabras de Ferrer) pueden sentarse a descansar un momento. No vamos a discutir lo evidente. Pero tampoco vamos a engañarnos demasiado.

“La técnica se ha vuelto la ideología de nuestra época” (3).  No podemos abstraer de la técnica a nuestra manera de pensar, de ver el mundo, de experimentarlo y de percibirlo. Somos cuerpos dóciles dominados. El sistema en el que vivimos está inmerso y sustentado en la tecnología, y precisamente por eso, es que se nos impone como natural una manera de existir, que es la manera de la tecnología. Es ella quien nos dice qué hacer, cómo hacerlo y para qué. He ahí la relación entre ideología y técnica. Si la ideología es la naturalización del pensamiento, y estamos acostumbrados a reducir todo, absolutamente todo a un recurso, entonces, la tecnología es, efectivamente la ideología de nuestra época. Nos hemos acostumbrado a pensar todo en términos de recursos y de productividad. Los ríos nos dan peces y energía eléctrica, nosotros mismos nos hemos convertido también en recursos humanos.

Lo natural sería correr por los campos y agotados tendernos boca arriba, en cambio, concurrimos a “esos campos forzados de trabajo que son los gimnasios” (4). Lo natural sería encontrarnos con los amigos a celebrar la vida mate de por medio, en cambio, en Facebook esperamos que el otro me confirme que existo con un “me gusta” porque estamos obligados a agradar.

Durante años el ideal del progreso estuvo (y está) irremediablemente unido a la técnica, y si el ideal del progreso es la dominación del mundo, olvidémonos en creer que la tecnología es liberadora. “Todas las formas de la tecnología son formas de dominio aún cuando se muestren como liberadoras” (5). La tecnología como progreso es algo que está naturalizado, el desarrollo es tecnológico, y por eso no cuestionamos la técnica. Negarla, anularla, cuestionarla equivale en nuestro imaginario, a retroceder.

Y es por esto, porque un sábado a la noche, vuelvo a pensar en nuestra forma de vida, es por eso que me pregunto si ¿Es este realmente el tipo de vida que queremos?; pero como la respuesta puede deprimirme, mejor me quedo con la bella frase de Héctor Schmucler: “Nada genera más intensidad de sí mismo que el amar”.

Citas:

Las frases entrecomilladas pertenecen a las anotaciones textuales que hice durante la charla en FM La Tribu. De todos modos cabe aclarar que  el resto de las ideas y/o reflexiones de este post, están totalmente inspirados, aunque no textualmente, con los dichos de ambos autores.

(1) y (4) Christian Ferrer.

(2) Heidegger, Martín “La pregunta por la técnica”. Pueden leerlo aquí.

(3) y (5) Héctor Schmucler

Anuncios

3 pensamientos en “Preguntarse por la técnica y la ideología”

  1. Buena reflexión. Hay un punto: ¿qué sería lo natural?… Eso de tomarse un mate y charlar con amig@s es algo que pone en juego a la tecnología. Lo “natural” entre los humanos es la cultura. los artefactos son inherentes a la especie homo: es la tecnología la que contribuyó dialecticamente al proceso de hominización.
    Hay un antropólogo, Marshall Sahlins, que planteaba ya en el 72 lo de la “opulencia primitiva”. Una relación inversa entre el desarrollo cultural y el tiempo de trabajo. Cada vez es necesario trabajar más. Las sociedades de cazadores recolectores vivían en la abundancia y el tiempo dedicado al trabajo era menor. Desmonta el supuesto de las necesidades infinitas y recursos limitados de la economía neoclásica. Pero no sé si hay manera de determinar si eran más felices. Lo cierto es que no es posible desembarazarse de la cultura y totalmente válido cuestionarse si esta es la forma de vida que uno quiere. (Y tampoco implica que debamos transformarnos en Menonitas o monjes tibetanos) Lo que no es inevitable, sopecho y deseo, es el hastío y la insatisfacción. Si la cultura es una costrucción ( y en ese sentido, es un artefacto tecnológico de factura colectiva e histórica) podemos transformala. Y allí la herramienta es la política.

    1. Sudaca: Es verdad, lo de lo natural es una reflexión forzadita, la charla giró más bien hacia lo ideológico que hay detrás de la tecnología. Por lo menos pensarla. ¿Cómo hacemos para que la tecnología no nos devore? y no me refiero a si uso o no celular, porque tal como vos decís hasta el uso del mate es técnica. Pero hay algo de no tomar conciencia que todo lo que hacemos está atravesado por la tecnología y eso condiciona nuestra manera de pensar y vivir. Tomar conciencia, o al menos sospechar, que no todo en la tecnología es tan liberador como parece. Mirá, hasta estuve tentada de poner un videito con Pinky y Cerebro diciendo aquello de “Cerebro,¿qué vamos a hacer esta noche? Lo mismo que hacemos todas las noches Pinky: tratar de conquistar el mundo!”. Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s