La revolución del café

Podría hablar mucho del modelo 1 a 1 en las escuelas. De ideas como democratización, intereses individuales, acceso…pero esos temas importantes se los dejo  a los expertos. Yo hoy prefiero centrarme en algo tan simple como desayunar una taza de café.

Me levanto temprano y tengo ganas de tomarme una taza de café. Entonces, mientras pongo el agua,  agarro “mi” taza, esa taza blanca con diseños azules que me remontan al Lejano Oriente. Cuando el agua ya está lista, busco el café y el filtro….pero….¿Qué pasó con mi café? Me encuentro con la sorpresa de que alguien ha decidido por mí, qué café tengo que tomar. Y bueno, me resigno, si total lo único que quería era tomarme un café, y éste, después de todo, también es café (aunque no sea el que yo elegí).

Pasados los días me acostumbro a tomar el café que otro, no sé exactamente quién, ha elegido por mí. Pero entonces una mañana, me encuentro con la sorpresa de que si quiero cortar mi café con leche, debo hacerlo con una leche determinada….Ah, no!…esto ya es mucho, así que me retobo y en un ataque de rebeldía inaudita abro la heladera y vuelco un chorrito de la leche que a mí se me antoja. Y ahí estoy yo, chocha con mi revolución del café. Otra que el Che Guevara. Problema solucionado.

¿Problema solucionado? No, unos días después mientras bebo mi café, en mi mente, justo en la esquina inferior izquierda, comienza a aparecer una ventanita que me avisa  “su desayuno podría estar en peligro”.

Y a esto quería llegar: me interesa un punto específico que es el uso de software, no sólo en los modelos 1 a 1, sino en cualquier escuela y en cualquier ámbito estatal. ¿Existe una discusión seria y actualizada sobre el uso de software libre en estos ámbitos? Mis metáforas no son brillantes pero pensemos nuestra compu como la taza de café, y el café como el software. ¿Porqué nos vemos obligados a trabajar con programas privativos que constantemente nos obligan a seguir consumiendo y encima nos amenazan? No sé si me estoy volviendo paranoica o que , pero me siento constantemente amenazada, y es Microsoft quien se encarga de recordármelo.

Todo esto surgió al ver que en varios de los videos se habla de acceso cultural, democratización y creatividad entre otras cosas, que me parecen válidas además de interesantes, pero que tienen que tener una base material que los sustente. Lo que me hizo pensar sobre estos temas fue la entrevista a un docente de Córdoba. Los invito a verlo.

En conclusión, creo que el Estado no puede darse el lujo de no pensar en este tema. Y, como siempre, hay otros que hace rato tomaron el toro por las astas y que lo explican mejor: Les sugiero la lectura de esta entrevista hecha a  Richard Stallman, donde claramente explica porque las escuelas deberían usar Linux.

Y, para no sentir que todo es tan terrible y que nada tiene remedio, les dejo este video. No sé mi incipiente revolución del café va a llegar a buen término, no sé si podré ponerle a  mi taza lo que yo elija, pero mientras, le pongo humor. La idea de la ventanita en mi mente, en la parte inferior izquierda, se la debo a Fernando Sanjiao. Lo digo porque me gusta citar a mis fuentes y a los que me inspiran, eso incluye a Majo Presa, mi compañera y musa inspiradora (mía y parece que de muchos otros).


Anuncios

Reflexiones sobre comunicación, educación, medios y cultura (de la libre)