Archivo de la etiqueta: #escenariostec

Huella narrativa: Qué me dejó el MOOC de #escenariostec

Cuatro semanas intensas del primer MOOC de la UBA. Mucho por leer, mirar, crear, compartir. Mucho por aprender. Pero la pregunta fundamental es ¿Para qué?

Preguntarse para qué tiene que ver con encontrarle un sentido profundo a aquello que estamos haciendo. No se trata de anécdotas, de circunstancias, se trata, de verdad, de algo que nos transforma, de algo que – en mayor o menor medida – nos hace ver el mundo desde otra perspectiva.

Esta semana leía al uruguayo Gonzalo Frasca en una excelente entrada acerca de, (precisamente): “De verdad, ¿Para qué enseñamos lectura y matemáticas?”Leía y cada vez, me quedaba más claro que, si lo único que hace la escuela, la facultad, un MOOC o la mar en coche es darnos información, no es suficiente. Me encanta cuando en tercer año mis alumnos se enfrentan por primera vez a la materia de Comunicación y arrancamos con los modelos que piensan a la comunicación como simple transmisión de información y aquellos que plantean que la comunicación es intercambio, poner en común. La diferencia sutil entre pensar en una simple transmisión de información o, en una construcción hecha en base a la información que intercambian muchos, es fundamental. Retomar la información que me llega y apropiármela, usarla para determinadas cuestiones, eso es lo importante. Es ahí cuando ocurre el conocimiento y la información tiene sentido.

Primer aporte del MOOC: son tantos y tan variados los intercambios que es imposible no pensar en posibles aplicaciones sobre lo que estamos haciendo (esto me sirve para tal cosa, ahora entiendo mejor esto otro, etc). Entonces, los MOOC, las redes sociales, los PLE son útiles básicamente para intercambiar información pero…después ¿qué?

Como decía al principio: fueron muchas cosas, y entre ellas, varias cosas para hacer. Hice, por primera vez, cosas que no había hecho antes: usar paddlet, participar en una actividad con un montón más en un mapa de google, editar un artículo en wikipedia en algo que se llama editatón (epa!). También volví a hacer cosas que ya había hecho: pensar con otros en foros variadísimos, escribir en este blog como si pensara en voz alta, crear un documento colaborativamente….uf! me cansé. De nuevo, la pregunta es ¿Para qué?

No tengo una respuesta, pero, volviendo de nuevo al texto de Frasca, la importancia de hacer y de experimentar radica en que uno ha perdido el miedo al error, uno se posiciona frente a los obstáculos y uno se pregunta y decide cómo resolver. Entonces lo que me deja #escenariostec son esas ganas de ver cómo voy a aplicar todo lo que aprendí cuando, otra vez, vuelva al aula y tenga que crear una clase nueva e interesante cada día.

Para cerrar, les comparto una charla de pasillo que tuve con un alumno y que me dejo pensando acerca de las nuevas tecnologías y de cómo se aprende en la vida real.

Resulta que él tiene otra vez que levantar algunas materias y me dijo: “y…tengo que estudiar“, entonces yo le contesté que en realidad, él tenía que aprender, y entonces le pregunté: “¿Sabés cómo aprendí a cocinar?” Me contestó con toda naturalidad: “Mirando videos en Youtube“.

No.

Simplemente, Youtube, no existía.

Le expliqué que  cuando me hice independiente contaba con una cantidad x de dinero (que no era mucha: eran los ´90 y yo era una jovencísima madre desocupada tratando de hacer la facultad). Eso era un problema real. Entonces iba al supermercado y me fijaba qué podía comprar con el dinero que tenía, y luego, qué comida podía hacer con esos ingredientes. Yo aprendí a hacer fuccilli al fierrito por estas razones: lo más barato era comprar harina, huevos y una lata de tomates, pude ver e imitar a mi suegra, Chiche, amasar  con un fierrito (que en mi caso se transformó en una aguja de tejer pues obviamente era lo que tenía); y básicamente porque teníamos que comer.

No leí recetas, no memoricé proteínas, no estudié gastronomía y no, no existía youtube (gracias por recordármelo, chiquito). Lo que sí pasó es que tenía un problema, tuve que experimentar, tuve que pedirle ayuda a otros y, fundamentalmente tuve que hacer: experimenté. Así es la vida, y así deberían ser las aulas: un lugar donde animarse.

Tengo que decir que todo lo que experimenté en este presente real en #escenariostec a  va a dar sus frutos cuando lo aplique en situaciones reales, en un futuro posible.

Anuncios

Comunidades y conocimiento en #escenariostec

Todo a partir de Wikipedia, que si Wikipedia sí, que si Wikipedia no. Al igual que los celulares o  no saber como responder a una pregunta, Wikipedia a veces parece el cuco de los profesores. Todos los años mando a mis alumnos de cuarto a realizar un ensayo sobre un tema libre relacionado con los medios, este año, Paula decidió escribir sobre Wikipedia y llegó a conclusiones como  que la enciclopedia on line termina de alguna manera, reproduciendo los intereses de las grandes potencias porque no todos los temas aparecen y, de hecho, no lo hace del mismo modo. Así, a algunos temas como actores de Hollywood se les dedica grandes espacios pero a líderes políticos de pequeños países del Tercer Mundo no. Primera conclusión: Wikipedia todavía tiene mucho por hacer para mejorar y ser cada vez más una comunidad de conocimiento lo más libre y lo más democrática posible.

Son varios los que señalan la crisis de wikipedia en artículos como este.

Sin embargo, la cuestión de fondo tiene que ver con la manera de producir, distribuir y acceder al conocimiento. El éxito personal, el individualismo y la meritocracia son símbolos claros del capitalismo, y en oposición a estas formas dominantes cada vez son más (por suerte) las voces que promueven las comunidades como formas de hacer pero también de pensar y de concebir al mundo. Durante años la idea de comunidad prevaleció por sobre el individualismo y el “sálvese quien pueda”. Sobre esta idea de los bienes comunes (entre los que está el conocimiento) ya escribí esta entrada

Segunda conclusión: Wikipedia es perfectible pero el modo de construir conocimiento en base a comunidades es algo que deberíamos fortalecer entre todos. La suma de las partes permitió entre otras cosas que Da Vinci usara la cámara oscura de los árabes para sus estudios de óptica. Los apuntes de Da Vinci luego fueron tenidos en cuenta para crear las cámaras fotográficas que, a su vez, se convirtieron en antecedentes del cinematógrafo. Y así, la historia de la ciencia y de la tecnología está llena de ejemplos donde las ideas surgen precisamente cuando el conocimiento se comparte.

Poner en común y a disposición de otros genera nuevas y mejores maneras de conocer. Los tutoriales, los MOOC, los foros especializados, sitios como instructables o IKEA hackers, bibliotecas on line para compartir, son solamente algunos ejemplos de esta nueva manera de producir el conocimiento y compartir la información que las nuevas tecnologías hicieron explotar. Ética hacker, le dicen.

Las buenas preguntas en el #flashmobtec de #escenariostec

¿Cuál ha sido la mejor pregunta que alguna vez te hizo un estudiante?

Que levante la mano el profesor que nunca escuchó la maravillosa pregunta ¿Y esto para que sirve?. Maldita sociedad capitalista donde lo que no sirve no existe, pensamos entre dientes. E intentamos una respuesta (que por supuesto no tengo). Me han hecho muchas preguntas y la mayoría se me olvidan porque la pregunta es parte cotidiana del trabajo en el aula. Sin preguntas, la clase no existe. Y me animo a más, los docentes, más que dar respuestas tenemos que fomentar las preguntas. Al interrogante ¿Cuál ha sido la mejor pregunta que alguna vez te hizo un estudiante?, respondo: TODAS.

Me gusta contestarles a mis alumnos cuando me preguntan algo que no sé: “Si lo supiera no estaría acá, sino tomando un ron en Jamaica”, también me gusta usar la expresión “la verdad de la milanesa” para darles a entender que más que respuestas a mí me interesa que se pregunten. Porque entre clases intelectuales, incomprensibles y sabelotodísticas, elijo las clases donde los chicos se van con preguntas. Porque básicamente así la clase sigue mucho más allá de los 40 o de los 80 minutos, mucho más allá de las paredes del aula, del edificio que llamamos escuela. Las preguntas permiten que la clase siga.

Les propongo a mis alumnos que escriban ensayos donde probablemente en lugar de escribir una conclusión terminen haciéndose más preguntas, o eventualmente puedan contestarse algunas pero plantearse otras. La pregunta es el motor de la búsqueda y del conocimiento y nunca debería verse como el cuco de los profesores.

La pregunta es la emergencia del interés, la motivación y la pasión es lo único que puede llevarnos al aprendizaje. Mucho, muchísimo mejor que yo lo explica Valentín Muro en su charla TED que pueden ver acá o bien consultar la transcripción de la misma en este enlace. Que lo disfruten!

 

El Mooc de #escenariostec

Desde hace un tiempo explotaron los Mooc que son Cursos masivos, en línea y abiertos. Ahora mismo estoy participando del primer mooc propuesto por la UBA desde el Citep. La experiencia puede parecer abrumadora pero, antes de empezar un Mooc hay que pensar que sus propias características (y especialmente la masividad) los convierten en experiencias muy diferentes a las que estábamos acostumbrados.

Rescato algunos aspectos de los Mooc (y de este en particular)

Funcionan como una inyección de información. No podemos quedarnos quietos, pasamos de un escenario a otro fascinados por la cantidad y la variedad de propuestas, materiales e intercambios. Este es uno de los puntos más interesantes y requieren de nosotros una manera diferente de conocer y de aprender que las nuevas tecnologías hacen posible. Veamos por ejemplo, lo que sucedía en las redes sociales.

Fomentan diversidad de actividades. La idea de conocer herramientas, poder experimentarlas y conocerlas nos abre un abanico de posibilidades. Después cada uno elegirá, sabrá, dispondrá. Pero la participación de muchas manos en la masa nos genera ideas que solos (con las mismas propuestas) no hubiéramos tenido. Acá va un ejemplo.

Nos acercan y contactan con gente diversa. Esta es una de las cuestiones que más me gusta y que nos permite salir de prácticas individuales y cerradas a otras socializadoras y por lo tanto superadoras. Para muestra de la diversidad hace falta una imagen (que a veces vale más que mil palabras).

Sociograma 17 de Nov interacción
Sociograma 17 de Nov interacción

Nos acercan variedad de herramientas y lenguajes. Lo letrado, lo visual, lo reflexivo, lo práctico. Nada se descarta. Y si no vean la manera rápida y fascinante de mostrar, precisamente, la masividad de este curso. Que pueden ver en este mapa de todos los participante.

mapa 16 de Noviembre

Finalmente: una de las participantes comparó a este Mooc con una imagen de Escher, y gracias a eso, yo también pensé con qué obra de arte lo relacionaría (insisto: si a ella no se le hubiera ocurrido, a mí no se me habría disparado esa idea. Por eso, trabajar colaborativamente siempre es más que simplemente la suma de las partes). Así que pensando yo elegí la mía, para mí los Mooc (y este más que otros) se parece a la maravillosa novela de uno de mis autores preferidos, Italo Calvino.

El libro se llama “El castillo de los destinos cruzados” y cuenta la historia de personajes que se cruzan en un castillo y a partir de las cartas del tarot, van contando historias. Los relatos se entrecruzan y van armando la novela; cada carta puede ser parte de más de una de las historias que forman el argumento de la novela. Así, hay varios recorridos, varias interpretaciones, varios usos, diversidad de significados. Una historia nos lleva a la otra…igualito a este Mooc, donde cada uno participa según su propio trayecto, se cruza con otros, después se aleja, se vuelve a cruzar…

cartas

Acá pueden leer un fragmento del libro.